¡PROMOCIONES LIMTADAS! - ENVÍO GRATIS EN COMPRAS ARRIBA DE $599.

CARTA DEL ARCANO MAYOR XVIII - LA LUNA (Koan Tarot)

Estamos en pleno momento de cambios de la Luna y, claro, esto nos afecta, así que recurrimos a nuestra tarotista favorita, María de Koan Tarot para que nos cuente un poquito más sobre la carta Arcano Mayor XVIII también conocida como La Luna. Así que prende tu velita La Luna y dale scroll para leer todo lo que María nos enseña hoy.

Por: Maria de Koan Tarot
Instagram: https://www.instagram.com/koan.tarot/
Página web: https://koantarot.com/

La Luna/ La Lune

El Arcano XVIII es de los Arcanos más complejos de interpretar del Tarot ya que sus símbolos nos hablan sobre los ciclos, el misterio de la conciencia, la magia y la conexión con el mundo interior. De la misma manera la Luna es muy cambiante en cuanto a lo que aparece a nuestros ojos, que nunca permanece igual ni en la misma posición ni por una hora.

Es una carta profunda que de solo mirarla, nos lleva por un viaje con tintes de sueños fluidos y llenos de luz. La Luna es un espejo y uno de los más antiguos símbolos de la humanidad, representa el arquetipo femenino materno por excelencia, la Madre Cósmica. Su cualidad esencial es la receptividad. Está ligada a los ritmos biológicos, al agua, a las mareas, a los ciclos femeninos, al paso de la vida a la muerte.

En la numerología, el número 18 representa un interés universal. Es símbolo de espiritualidad y fortaleza interior. Representa la luz interna y brilla con la pasión de los sueños y deseos de la persona que nace bajo este número. Es un número que vive por su propia independencia y libertad.

Nos recuerda que solo poseemos la luz de nuestra inteligencia. Usada con humildad, nos traerá de vuelta a nosotros mismos, como la luz de la Luna nos guía en una noche oscura.

La Luna nos ayuda a entender que su infinito potencial receptivo es su mayor riqueza. Esta carta es de buen augurio para cualquiera que desee dedicarse a la poesía, a la lectura del Tarot, o a cualquier disciplina basada en la receptividad.

La Luna nos enseña que a veces lo que deseamos desesperadamente y lo que más nos atemoriza es lo mismo. Construimos barreras invisibles a nuestra personalidad para liberarnos. Nos recuerda que aceptarnos, implica valorar y abrazar la luz y la sombra que contenemos. Cuando aceptamos que somos vulnerables conectamos con nuestra naturaleza.

Su clave es la amabilidad, compasión y empatía con todo lo que se nos manifiesta en el presente.

                              ✨Todo sucede para nuestro bien.✨

Suscríbete a nuestro newsletter para más información astrológica y descuentos exclusivos para nuestra comunidad mágica. 🔮


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados